El Observatorio de Derechos Humanos de La Rioja es un organismo creado en 2019 a raíz del cambio de Gobierno en La Rioja y que apuesta decididamente por una política de defensa y garantía de los derechos humanos. El organismo depende de la Consejería de Participación, Cooperación y Derechos Humanos, y tiene como principal objetivo impulsar políticas públicas transversales en la defensa de los derechos humanos.

El Observatorio de Derechos Humanos se ocupa de:

  • La aplicación de la normativa en materia de memoria democrática de acuerdo a los principios de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.
  • La realidad de la defensa y cumplimiento de la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU en La Rioja.
  • La promoción de la formación de los actores públicos y privados encargados de forma directa e indirecta de la tutela de la aplicación en La Rioja de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como de impulsar iniciativas para la mejora general y particular de sus resultados.
  • La información a la ciudadanía del estado actual y de las tendencias futuras en materia de derechos humanos, así como de los logros alcanzados en esta materia.
  • La actuación como órgano asesor de la administración autonómica en materia de derechos humanos mediante la elaboración de los informes necesarios destinados a orientar la actividad legislativa relacionada con esta área.
  • Realización de informes a solicitud del interesado relativos a cuestiones del ámbito de los derechos humanos.

Derechos Humanos

logo_70_derechos_humanos_v2Con el cambio de Gobierno autonómico en septiembre de 2019 se produce una clara apuesta por los derechos humanos, creando una Consejería de Participación, Cooperación y Derechos Humanos en la que se integra el Observatorio de Derechos Humanos.

Con la creación del Observatorio de Derechos Humanos, se pretende impulsar en La Rioja la obligación de los gobiernos de actuar, o abstenerse de emprender ciertas acciones, para promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales de los individuos o de los grupos, de acuerdo al derecho internacional de los derechos humanos. Y es que los gobiernos tienen la obligación no solo de no interferir con los derechos humanos, sino de garantizar los mismos ante vulneraciones cometidas por particulares, tales como los actos discriminatorios por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otra condición.

La Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de los Derechos HumanosEste enlace se abrirá en una ventana nueva, aprobadas por la Asamblea General en 1945 y 1948, respectivamente, constituyen la base del cuerpo normativo en torno a los derechos humanos desarrollado posteriormente.