25 de septiembre de 2018

QuelImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha visitado la renovación del firme y el acondicionamiento del tramo urbano de la carretera LR-281 en Quel con el fin de aumentar la seguridad vial en la zona. Ceniceros ha estado acompañado por el consejero de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas; el director general de Obras Públicas y Transportes, Carlos Yécora; y el alcalde de la localidad, Víctor Rada.

José Ignacio Ceniceros ha destacado que "esta actuación va a ofrecer a vecinos y visitantes un itinerario peatonal más seguro para llegar al castillo, que es uno de los principales emblemas turísticos y culturales en La Rioja Baja". "De esta forma, estamos apostando por la vida en nuestros pueblos, manteniendo en las mejores condiciones posibles nuestro patrimonio y trabajando para que las infraestructuras contribuyan a incrementar la calidad de vida de los riojanos".

"Es la suma de estas acciones la que da como resultado un entorno más agradable y seguro para vivir, algo que es muy importante a la hora de fijar la población en el medio rural", ha asegurado el jefe del Ejecutivo regional antes de remarcar la importancia de "luchar contra la despoblación" y "poner todos los medios de que disponemos a nuestro alcance para revitalizar nuestros pueblos".

Los trabajos, que han sido ejecutados por la empresa riojana Ismael Andrés, han contribuido a mejorar el estado de conservación de esta vía, que conecta dos de las principales carreteras autonómicas en La Rioja Baja: la LR-134, en Calahorra, y la LR-115, en Quel, hacia Arnedo y Autol. La LR-281, que cuenta con una longitud de 3,7 km, registra una intensidad media diaria de 1.584 vehículos.

Las obras han contado con un presupuesto de 537.208 euros y un plazo de ejecución de ocho meses.

Detalle de la actuación

El proyecto se ha estructurado en tres partes. Por un lado, se ha procedido al refuerzo de firme en las zonas deterioradas. La actuación ha comprendido la renovación de la señalización horizontal y vertical de todo el tramo, así como del balizamiento.

Por otro lado, se ha habilitado un primer tramo de acera a lo largo de 160 metros de la margen derecha de la travesía para dar continuidad al trazado anterior y completar un itinerario peatonal hasta llegar al castillo.

Y, por último, se ha mejorado el trazado en planta mediante la construcción de un muro de escollera en la margen izquierda.

Para culminar el proyecto queda pendiente la estabilización del talud en la margen derecha, cuyas obras ya se han iniciado. Estos trabajos afectan a una superficie de 2.200 metros cuadrados y su objetivo es evitar nuevos desprendimientos que comprometan la seguridad vial, especialmente en la carretera.