Centro Tecnologico de la Rioja_Edificio Inteligente-01

CONTEXTO:

El Centro Tecnológico de la Rioja (CTLR) es un edificio de arquitectura singular, cuya fachada está completamente acristalada. El edificio, ubicado junto al parque del río Iregua de Logroño, fue inaugurado en el año 2007.

Desde su construcción, el CTLR ha albergado distintos usos: administrativo, formativo y de vivero de empresas. Actualmente el uso principal es administrativo, ya que aquí se ubican las oficinas de la Consejería de Desarrollo Autonómico del Gobierno de La Rioja.

Debido a su arquitectura y estructura, y a pesar de la existencia de sistemas de gestión de las instalaciones, el consumo energético del edificio era considerablemente elevado; y además no siempre se podía garantizar el confort de las personas usuarias.

En este contexto, el Servicio de Innovación de la Dirección General de Innovación, Trabajo, Industria y Comercio del Gobierno de La Rioja inició en 2018 un proceso de Compra Pública de Innovación (CPI) para responder a la necesidad de mejora energética y optimización del mantenimiento preventivo de este y otros edificios singulares.

PROYECTO:

Este proyecto nació con un reto prioritario claramente identificado: la necesidad de mejorar la eficiencia energética del edificio del Centro Tecnológico de La Rioja (CTLR).

Gracias a la consulta preliminar al mercado realizada como primera fase del proyecto de Compra Pública de Innovación (CPI), desde el principio se detectó que la solución a este reto pasaba por el desarrollo de una solución inteligente para el edificio.

Una solución inteligente que lograra optimizar el consumo energético, tanto desde el punto de vista de la demanda como de la generación de modelos predictivos para el uso eficaz de las instalaciones, así como la planificación y priorización de las inversiones a realizar.

Los edificios inteligentes son aquellos que incorporan en sus instalaciones equipamiento y sistemas de información y gestión técnica automatizada. Es decir, se automatizan, monitorizan y controlan los diferentes sistemas y servicios del edificio de forma óptima e integrada, tanto de forma local y remota.

Por norma general, los objetivos principales que persiguen los edificios inteligentes suelen ser.

    • Reducir el consumo de energía
    • Aumentar el confort de las personas usuarias
    • Incrementar la seguridad del conjunto del edificio

Con estos objetivos como reto, y puesto que la Dirección General de Innovación, Trabajo, Industria y Comercio no disponía en ese momento de los medios técnicos y humanos necesarios para poder llevar a cabo estos trabajos, el Servicio de Innovación lanzó un proceso de licitación para contratar la prestación de los servicios y suministros especializados necesarios para el desarrollo, la implementación y el funcionamiento de una plataforma de edificio inteligente. Una contratación integral que incluiría licencias, software, hardware, sensores, cableado, etc.

La solución seleccionada se ha implantado, a lo largo del año 2021, en el edificio del Centro Tecnológico de La Rioja. Ahora, el edificio integra numerosos sensores y sistemas inteligentes que permiten monitorizar, automatizar y controlar aspectos como:

    • ILUMINACIÓN
    • CLIMATIZACIÓN
    • VENTILACIÓN
    • CONDICIONES AMBIENTALES
    • SISTEMA DE PRODUCCIÓN FRÍO-CALOR
    • CONSUMO ENERGÉTICO

Para ello, se han sensorizado y actuado sobre un total de 57 despachos y sobre las zonas comunes del edificio, tales como los pasillos y el exterior del edificio, con la instalación de más de 500 sensores y actuadores que permiten recoger información sobre el nivel de temperatura y humedad, el nivel del CO2, el grado de luminosidad, la cantidad de material particulado en suspensión, la detección de presencia, la detección del estado de los circuitos de alumbrado, ... de cada una de las estancias del edificio de forma individualizada para actuar en base al análisis de toda esta información con el objetivo de ahorrar energía mejorando las condiciones de confort de los usuarios del edificio.

FUNCIONAMIENTO:

Como se ha mencionado anteriormente, la principal motivación de este proyecto es la implantación de una solución que optimice la eficiencia energética sin que esta redunde negativamente en las condiciones de confort que los diferentes tipos de usuarios necesitan, de tal manera que se produzcan unos ahorros económicos importantes en materia de suministros energéticos.

Por lo tanto, se han establecido umbrales de eficiencia y comodidad para cada zona del edificio. Esto significa que, aspectos como la iluminación y la temperatura, se regulan en base a unos niveles mínimos y/o máximos. Estos niveles entran dentro del estándar de normalidad y garantizan el uso del edificio a un nivel óptimo de confort. Además, esto no afecta al uso del edificio, por lo que las personas usuarias del mismo pueden seguir haciendo uso de las instalaciones de igual manera que hasta ahora.

Entonces, ¿Cómo funciona el sistema inteligente? Toda la información recogida por los sensores es analizada constantemente por el sistema, permitiendo que este aprenda del comportamiento energético de cada una de las estancias del edificio. De esta forma, el sistema actúa de forma automática y en tiempo real en base a la información recogida por los sensores, permitiendo, por ejemplo, regular La climatización en base a la temperatura de cada estancia y a las condiciones climatológicas de cada día, modificando dinámicamente la parametrización del sistema de climatización y actuando sobre las persianas en función de la posición del sol.

Todo esto, además, se combina con modelos predictivos que permiten ejercer un control del edificio adelantándose a la necesidad de los usuarios. Uno de los ejemplos de este control predictivo es la capacidad del sistema de actuar sobre la climatización de un despacho para aclimatarlo minutos antes de la entrada de un usuario al inicio de la jornada, o apagar la climatización minutos antes de que el usuario abandone el despacho al final de su jornada laboral.

Cabe destacar que, a pesar de que el sistema realiza un control automático y predictivo sobre el edificio, tanto las personas usuarias como el personal de mantenimiento del edificio podrán seguir regulando manualmente o a través de una aplicación web multidispositivo los sistemas del edificio (alumbrado, climatización y persianas), dentro de los umbrales de confort establecidos, priorizando sus acciones de regulación frente a las generadas automáticamente por el sistema.

RESULTADOS:

El objetivo marcado al inicio del proyecto era un ahorro energético en al menos un 15%. Para validar el cumplimiento de este objetivo, se ha llevado a cabo un plan de medida y verificación basándose en el Protocolo Internacional de Medida y Verificación de Ahorros (IPMVP).

Tras la ejecución del plan de medida y verificación, se puede concluir que la capacidad de ahorro energético del sistema sobre el edificio ha sido de un 36%, del cual destaca el ahorro generado en gas con un ahorro superior al 38%.

Con el objetivo de informar sobre las novedades de este sistema e involucrar a las personas usuarias del edificio en el funcionamiento del mismo, a lo largo de los últimos meses se han llevado a cabo varias sesiones de formación, tanto al equipo de gestión y mantenimiento como a las personas que tienen ubicados sus despachos en el edificio.

Por último, tal y como se planteaba desde el inicio la Dirección General de Innovación, Trabajo, Industria y Comercio, entre las diferentes capacidades del sistema destaca la escalabilidad y replicabilidad en otros edificios públicos, por tanto, se prevé que el sistema se pueda replicar en un futuro en otros edificios del Gobierno de La Rioja.

modules_thumbnail_ico_pdf Anexo Resultados[ pdf - 4446KB]