22 de abril de 2016

El consejero de Administración Pública y Hacienda, Alfonso Domínguez, ha comparecido en rueda de prensa junto al director de la Oficina de Control Presupuestario, Francisco Rojas, para informar de la estrategia en materia de financiación que va a marcar este año la política del Gobierno riojano.

Consejero y Paco_22-04-2016

Domínguez ha anunciado la decisión de La Rioja de no adherirse al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) del Ministerio de Hacienda "porque entendemos que podemos aprovechar nuestra solvencia como comunidad para financiar nuestra deuda en el mercado bancario a menor coste". Según ha explicado, el FLA presta dinero con un tipo de interés del 0,84%, un porcentaje que "gracias a la confianza y credibilidad que tenemos como región en los mercados podremos mejorar".

Además, ha adelantado que el Consejo de Ministros va a autorizar hoy a La Rioja a formalizar préstamos a largo plazo y emitir deuda pública hasta un importe de 209,51 millones de euros. De esa cantidad, 187,92 millones de euros se destinarán a financiar las amortizaciones a largo plazo (125 corresponden a amortizaciones a largo plazo y 62 millones a refinanciar operaciones con el objetivo de mejorar los costes de financiación); 9,8 millones, a la devolución de las liquidaciones negativas del sistema de financiación de comunidades autónomas de 2008 y 2009; y 13,55 millones para financiar el 50% del déficit público del presente ejercicio.

Respecto a las expectativas para este ejercicio, el consejero de Administración Pública y Hacienda ha asegurado que el reto es "no incrementar deuda más allá de la financiación de las liquidaciones negativa y financiar el déficit".

Actualmente, el 76,04% de la deuda está cubierta con préstamos bancarios y el resto (23,96%) con emisión de deuda pública. Los tipos medios de interés de la cartera de deuda "son asequibles y, en muchos casos, mejor incluso que el ofrecido por el FLA". Así, de los 39 préstamos a largo plazo, 15 tienen un tipo del 0%; mientras que el porcentaje medio de los 24 restantes es del 0,84%. En el caso de las emisiones de deuda, son a tipo fijo (ronda el 3,25%). A corto plazo, el Gobierno riojano tiene 3 pólizas de crédito con un interés medio del 0,28%.

A la vista de estos datos, el consejero de Administración Pública y Hacienda ha explicado que "continuaremos revisando nuestra cartera de deuda para que la mejora de las condiciones de financiación nos permita abaratar costes y, por lo tanto, ahorrar en gastos financieros y destinar estas cantidades a políticas sociales y de reactivación económica". Hasta el momento, esta política está permitiendo al Gobierno de La Rioja "ahorrar costes de forma que de los 47,52 millones de euros que presupuestábamos en el capítulo III en el año 2013, terminaremos 2016 con unos gastos financieros por debajo de 20 millones de euros".


Gestión "prudente y austera"

Domínguez ha declarado que "los resultados obtenidos hasta la fecha nos avalan". "Cerrar el ejercicio anterior habiendo conseguido los objetivos marcados en materia de endeudamiento sin subir los impuestos, sin suprimir las deducciones fiscales y facilitando una política de aplazamientos y fraccionamiento a los contribuyentes, ha sido una tarea muy exigente y posible gracias al esfuerzo conjunto de esta Administración y de la sociedad riojana", ha advertido.

Este esfuerzo al que se ha referido Domínguez "ha facilitado que La Rioja pueda dirigirse hoy a los mercados con solvencia, con credibilidad y con unos datos que evidencian el mejor comportamiento que ha experimentado nuestra economía regional durante la crisis". Todo ello "gracias a una gestión prudente, eficiente y austera", ha dicho el consejero.

Domínguez ha recordado que la situación de crisis obligó a las administraciones públicas a acudir al endeudamiento para mantener la calidad de los servicios públicos. En ese "contexto económico-financiero tan complejo", el consejero ha explicado que la política de endeudamiento del Gobierno de La Rioja "ha aportado la financiación necesaria a un coste razonable, cumpliendo o acercándonos a los objetivos de estabilidad y sin subir los impuestos". Eso sí, ha asegurado que "el Gobierno de La Rioja siempre ha preferido recurrir a un mayor endeudamiento de la comunidad autónoma antes que incrementar la presión fiscal a los riojanos".

Según los datos publicados por el Banco de España el pasado 15 de marzo, La Rioja cerró 2015 cumpliendo con el objetivo de estabilidad presupuestaria fijado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) en materia de deuda. Además, es la cuarta comunidad con menor deuda sobre el PIB (17,9%), más de 6 puntos por debajo de la media nacional (24,2%). En términos absolutos, asciende a 1.346 millones de euros.

Durante la pasada legislatura La Rioja se acogió a determinados mecanismos de financiación que consideró ventajosos en aquellos momentos, como el plan de pago a proveedores (préstamo que luego canceló) y la Fondo de Facilidad Financiera (FFC), puesto que mejoraban las condiciones que en aquel momento ofrecía el mercado bancario.