8 de agosto de 2017

409bfc30-d23d-fe52-e289-5b18986d5a0cImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl Gobierno de La Rioja subraya el compromiso y la voluntad del Ministerio de Fomento para cumplir con el protocolo firmado por ambas administraciones para mejorar las infraestructuras de comunicación y transportes, atendiendo así una demanda de la sociedad riojana.

La aprobación definitiva del proyecto de trazado del tramo de la autovía A-68 comprendido entre Arrúbal y NavarreteEste enlace se abrirá en una ventana nueva, así como del expediente de información pública a efectos de expropiaciones, tal y como se publica en el Boletín Oficial del Estado (BOE)Este enlace se abrirá en una ventana nueva, supone un paso definitivo e imprescindible para su licitación, prevista este año, y el comienzo de las obras.

El proyecto de la Ronda Sur de Logroño es una de las actuaciones prioritarias recogidas en el acuerdo suscrito en mayor por el presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, y el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, con el objetivo de mejorar la funcionalidad y la movilidad en el corredor viario del Ebro, conformado por la AP-68 y la N-232.

Este anuncio se suma al proyecto de construcción del tramo de la Autovía del Camino (A-12) entre Santo Domingo de la Calzada y Villamayor del Río (Burgos)Este enlace se abrirá en una ventana nueva, aprobado el pasado 29 de julio, y la nueva bonificación para el desvío obligatorio del transporte pesado de la carretera N-232 a la autopista AP-68, que está previsto que se ponga en marcha al final del verano. Estas actuaciones también se contemplan en el protocolo.

El Gobierno regional está colaborando estrechamente con el Ministerio de Fomento para que se atiendan las demandas de la sociedad riojana para mejorar las comunicaciones por carretera y ferrocarril, aumentando las condiciones de seguridad y reduciendo los tiempos de viaje.

Primer tramo libre de peaje de la AP-68

El proyecto de la Ronda Sur de Logroño es una de las aspiraciones más importantes en el ámbito de las infraestructuras de comunicación y transporte en La Rioja. La remodelación del trazado de este tramo de la autopista será el primero de la futura autovía A-68 en La Rioja y facilitará el desvío del tráfico rodado, en especial, de los vehículos pesados, por la circunvalación (LO-20).

El proyecto consiste en la utilización libre de peaje del recorrido de la AP-68 entre Arrúbal y Navarrete, a lo largo de 30 km, con el fin de aumentar la seguridad vial y mejorar la movilidad y los desplazamientos en el entorno metropolitano de la capital.

La obra, con un presupuesto 146 millones de euros, supone la mayor actuación en la historia de La Rioja en el ámbito de carreteras. Su construcción incluye la ejecución de nuevos enlaces y la remodelación de los existentes para mejorar la movilidad y los desplazamientos de una forma rápida y segura.

En 2017 está prevista su licitación. Los presupuestos del Estado recogen una partida para este año de 10 millones de euros.