El objetivo es proteger a inquilinos con un problema coyuntural de liquidez y permitir asegurar a pequeños arrendadores el cobro de las mensualidades.