Son ayudas para contribuir a minimizar el impacto económico y social del COVID-19 en los alquileres de vivienda habitual.