Son ayudas de adjudicación directa a las personas arrendatarias de vivienda habitual, como consecuencia del impacto económico y social del COVID-19, que tengan problemas transitorios para atender al pago parcial o total del alquiler. Se incluyen en el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021.