El Gobierno de España ha abierto un paraguas de protección social con un paquete de medidas ante la crisis del COVID-19 para brindar especial protección a los inquilinos en situación de vulnerabilidad. Entre las medidas figura una línea de avales con garantía del Estado y un nuevo programa de ayudas directas al alquiler, gestionado por las comunidades autónomas, dirigido a las personas arrendatarias de vivienda habitual que, como consecuencia del impacto económico y social del COVID-19 tengan serios problemas para atender el pago parcial o total del alquiler.

Ambas medidas se recogen en el Real Decreto-Ley 11/2020 de 31 de marzo por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19.