VALOR RESIDUAL: consiste en el valor de un elemento patrimonial al final de su vida útil, una vez amortizado totalmente.

VENCIMIENTO: es el cumplimiento del plazo de una letra, obligación o de un contrato. Es el fin del período fijado para una deuda.

VIVIENDA HABITUAL: con carácter general se considera vivienda habitual del contribuyente la edificación que constituya su residencia durante un plazo continuado de, al menos, 3 años.