El Acogimiento residencial es una medida de protección derivada de la asunción de la tutela por la entidad pública de la Comunidad Autónoma de La Rioja o de la guarda sobre el menor según las modalidades de la misma, que consiste en atender al menor en un Centro propio, de titularidad del Gobierno de La Rioja, o en una institución pública o privada colaboradora, ubicado en esta u otra Comunidad Autónoma atendiendo las características propias del menor y las específicas del centro.

Los ingresos de los menores en Centros propios o colaboradores, se adoptarán, por la consejería competente en materia de servicios sociales o por la autoridad judicial, en los casos en que legalmente proceda, durante el menor tiempo posible y cuando el resto de medidas de protección devenguen inviables, insuficientes e inadecuadas.La Dirección General de Servicios Sociales, revisará las medidas adoptadas sobre protección de menores y que por su naturaleza sean susceptibles de ello, al menos cada seis meses, sin perjuicio de que se realice antes del plazo fijado atendiendo a las circunstancias concretas del menor, ratificándolas o modificándolas en función a su evolución.

Incumbe al Ministerio Fiscal la superior vigilancia de la tutela o guarda de los menores. A tal fin, la Entidad Pública le dará cuenta inmediata de los ingresos de los mismos en los centros de protección.El Ministerio Fiscal deberá ejercer su vigilancia sobre todos los centros que acogen menores.La Comunidad Autónoma de La Rioja dispone de varios Centros de protección de menores.