• Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios. (BOE 13.4.13;Este enlace se abrirá en una ventana nueva vigencia 14.4.13)

Sustituye y deroga al Real Decreto 47/2007, de 19 de enero, referido únicamente a los edificios de nueva construcción y a las reformas de los de más de mil metros cuadrados, que conlleven la renovación de más del 25 por ciento de los cerramientos.

La exigencia de certificación de eficiencia energética se extiende ahora, además de a los de nueva construcción, a los que sean objeto de un nuevo contrato de venta o de alquiler, y a aquellos en los que "una autoridad pública ocupe una superficie útil total superior a 250 metros cuadrados y que sean frecuentados habitualmente por el público".

Respecto a los edificios ya existentes, ocupados por una autoridad pública en las condiciones indicadas, la obligación de obtener el certificado y exhibir la etiqueta acreditativa es de aplicación a partir del 1 de junio de 2013 si la superficie útil total es superior a 500 metros cuadrados; a partir del 9 de julio de 2015, si la superficie útil total es superior a 250 metros cuadrados, y a partir del 31 de diciembre de 2015, si la superficie útil total es superior a 250 metros cuadrados y están en régimen de arrendamiento.

Los certificados se expedirán por técnicos con la cualificación profesional que se determinará por Orden conjunta de los Ministerios de Industria, Energía y Turismo y de Fomento.