20200528_115611_HDR

Un Geoparque Mundial de la UNESCO es una figura de gestión de un territorio que cuenta con un patrimonio geológico singular, de relevancia internacional y con un alto valor para el conocimiento de la historia de la Tierra.

Este reconocimiento se concede a territorios vivos, en los que sus habitantes estén íntimamente relacionados con el conjunto de su patrimonio y hayan conseguido mantener su identidad en un mundo cada vez más globalizado.

Pretende ser una herramienta de trabajo con la que mantener un desarrollo territorial sostenible, en base a la colaboración entre los habitantes y los agentes económicos, culturales, políticos y sociales que actúan en el mismo, y entorno a un recurso geológico.

Para alcanzar este objetivo, un geoparque debe dotarse de una estrategia de desarrollo propia, realista y coordinada con el resto de políticas nacionales y regionales en vigor.

Ostentar el reconocimiento como geoparque exige un compromiso con la conservación del patrimonio, pero ésta no es una figura legal que implique restricciones adicionales sobre los usos del suelo.

La Red Global de Geoparques está formada actualmente por 161 territorios de 46 países que se distribuyen por todo el mundo, aunque la mayoría se concentran en Europa y China.

En España hay 15 territorios con la categoría de Geoparque, que se agrupan entorno al Foro Español de Geoparques, en cuya página web se puede conocer la ubicación y las características de cada uno de ellos.