29 de marzo de 2010

25/03/2010

PE EN ESPAÑA- Los diputados solicitan indicar el país de origen en los productos frescos y abogan por impulsar la protección de las indicaciones geográficas. Por otro lado, el pleno ha rechazado reabrir el debate sobre los estándares relativos a la forma, el tamaño y el color de frutas y verduras.



El informe de Giancarlo Scottà (EFD, IT) subraya la necesidad de impulsar las economías de las regiones europeas y deja claro que una política agraria de calidad es un buen instrumento para alcanzar este objetivo.



Durante el debate del miércoles, Scottà declaró que "poner énfasis en una política para la calidad de la comida supone una de las respuestas" a la globalización de los mercados y "una oportunidad de desarrollo para las áreas desfavorecidas". Por su parte, el comisario de Agricultura Dacian Ciolos se comprometió a presentar a finales de año propuestas legislativas en este ámbito y a "tomar en consideración" las ideas y sugerencias de los europarlamentarios.



País de origen



Para informar mejor a los consumidores y garantizar una mayor transparencia, el Parlamento Europeo considera conveniente que se indique el país de origen de los productos agrícolas frescos y el lugar de procedencia de la materia prima agrícola en el caso de los productos transformados. Los diputados coinciden que esta medida garantizará "una mayor transparencia y la trazabilidad necesaria para que los consumidores puedan hacer sus compras con conocimiento de causa". No obstante, el pleno se pronunció en contra de introducir una normativa obligatoria sobre el etiquetado del lugar de producción.



La indicación del país de origen debe realizarse sin generar excesivos costes, especialmente a los pequeños y medianos productores, de modo que podrían investigarse alternativas al etiquetado tradicional (códigos de barras o páginas web). Según el texto aprobado, otro tipo de informaciones complementarias serían voluntarias, para evitar un exceso de información en las etiquetas y confundir a los consumidores.



Los europarlamentarios solicitaron también a la Comisión que estudie las distintas opciones para que los productores europeos puedan indicar en sus productos su compromiso con la calidad y la seguridad alimentaria. A este respecto, se mencionó la posibilidad de crear un logotipo de calidad de la Unión Europea que debería ofrecerse exclusivamente a los productos agrícolas obtenidos y elaborados íntegramente en el territorio de la Unión.



Estándares mínimos sobre la forma y el tamaño de frutas y verduras



En la votación, los diputados rechazaron, por 364 votos a favor, 233 en contra y 16 abstenciones, un párrafo en el que se proponía reabrir el debate sobre unos estándares mínimos europeos relativos al tamaño, la forma y el color de las frutas y verduras para su comercialización.



Protección de las indicaciones geográficas



Por otro lado, el PE subraya la necesidad de mantener el actual sistema de la Unión sobre indicaciones geográficas, en particular sus dos instrumentos principales: la denominación de origen protegida (DOP) y la indicación geográfica protegida (IGP). Los diputados solicitan una mayor protección de estas indicaciones en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y apoyan la intención de la Comisión de incluirlas en el ámbito de aplicación del Acuerdo Comercial de Lucha contra la Falsificación y del futuro Observatorio europeo de la falsificación y la piratería.