Calidad de vida medida a través de la situación económica de los hogares, pobreza, empleo, nivel de formación, características y equipamientos de las viviendas, salud, participación social, uso del tiempo y situación del entorno, entre otras variables.