Alberga un importante yacimiento arqueológico conocido desde antiguo y centro de atención de los eruditos desde el siglo XVII, cuyos restos más notables se corresponden con un recinto fortificado medieval posicionado en el extremo sudoeste de la cima, sobre un asentamiento previo celtibérico.