La declaración como Bien de Interés Cultural de Carácter Inmaterial para los Disciplinantes de San Vicente de la Sonsierra se fundamenta en cuatro pilares importantes: a) Su antigüedad y hechos históricos; b) La relación de la Basílica de Santa María de la Piscina y su Divisa con la Cofradía de la Santa Veracruz; c) El rito penitencial de la flagelación; y d) La implicación de la población de San Vicente de la Sonsierra en las procesiones y actos organizados por la Cofradía de la Santa Veracruz.