Los Danzadores de Anguiano constituyen un testimonio singular de la cultura riojana, merecedor de la declaración de Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial, fundamentada en dos pilares importantes:

  1. los orígenes pretéritos de esta manifestación festiva de la cultura popular que la convierte en la más antigua de La Rioja.
  2. la singularidad de la Danza de los Zancos en sí, no existiendo ninguna semejante en el territorio nacional.