El monasterio benedictino se encuentra enclavado en uno de los valles de las estribaciones de la Sierra de la Demanda. Su origen se sitúa entre los siglos X y XI