El Claustro tiene su muro exterior protogótico de finales del siglo XII o comienzos del siglo XIII y el interior clasicista de mediados del siglo XVII con dos órdenes de vanos de medio punto entre pilastras de placa.