La peregrinación a Santiago de Compostela es uno de los principales eventos culturales de la Europa medieval. Tuvo una gran influencia tanto en el arte como en la civilización de numerosos paisajes de Europa occidental. Las distintas rutas emprendidas por los peregrinos convergían en Santiago de Compostela al pie de la tumba del Apóstol y todas están adornadas con obras de arte y creaciones arquitectónicas.

El patrimonio cultural diseminado a lo largo de estas rutas, es inmensamente rico. Presenta el nacimiento del arte románico y después las primeras catedrales góticas y un verdadero conjunto de monasterios. El camino de peregrinación que está en gran parte intacto, manifiesta una perfecta integración en el entorno. El Camino de Santiago no tiene equivalente si se considera su influencia importante e incluso fundamental en la formación del oeste de Europa. Es igualmente único por la diversidad de estilos arquitectónicos y bienes culturales que comporta.