Su construcción parece corresponder por su plano simétrico y sillería, a finales del siglo XV. El castillo se va degradando a lo largo de los siglos XIX y XX. Actualmente es propiedad del Gobierno de La Rioja.