Se encuentra asentado sobre el lugar donde, en el siglo XI se encontraba la población de Davalillo.

Ésta ganó en importancia sufriendo grandes transformaciones a partir de que el rey Alfonso X, hacia el año 1253, le donara el lugar de San Asensio para que lo poblasen sus vecinos.