Como casi todos los castillos, fue construido inicialmente con fines estrictamente defensivos y sólo circunstancialmente (siglo XV) sirvió de vivienda-palacio, sufriendo la edificación diversas modificaciones hasta el siglo XVIII.