El casco antiguo presenta urbanización en bastida longitudinal de este a oeste con manzanas regulares alargadas. La zona del Cubo del Revellín se sitúa hacia 1520, mientras que la zona de San Gregorio pueda remontarse al siglo XII.