La parte más antigua se extiende en las faldas del Cerro del Castillo, comprimida dentro de una cerca que iría por las calles Siervas de Jesús, Plaza de La Paz y San Felices. Los edificios más interesantes corresponden a los siglos XIV al XVI.