La urbanización originaria quizá fue en camino, siguiendo los que desde Ojacastro y Valgañón llevaban a las aldeas. Posee casas con altos volados sobre soportales adintelados sobre pies de madera o piedra del siglo XVI al XVII. Destaca el conjunto de edificios de La Real Fábrica de tejidos creada en tiempos de Fernando VI y ampliada en tiempos de Carlos III.