El casco antiguo amurallado ocupa lo alto de un cerro y tiene sentido alargado de norte a sur con tres calles longitudinales, varias transversales y una plaza central, es decir, en bastida. Entre sus edificios destaca el Palacio del Marqués de san Nicolás y el Palacio de Los Quincoces.