18 de septiembre de 2009

El Gobierno de La Rioja ha autorizado al Servicio Riojano de Salud (SERIS) el gasto relativo a la contratación de implantes cardiológicos: marcapasos, desfibriladores y holters por un importe de 1.369.704 euros, cuya cuantía se ejecutará en los ejercicios presupuestarios 2010 y 2011.

Los desfibriladores automáticos implantables (DAI) son dispositivos similares a los marcapasos. Su misión es reestablecer el ritmo cardiaco normal mediante la aplicación de una descarga eléctrica. Con el dispositivo se monitoriza el ritmo cardiaco: si éste es demasiado lento, el desfibrilador puede estimular el corazón igual que un marcapasos; si aparece una arritmia, intenta atajarla mediante una desfibrilación (aplicación brusca y breve de una corriente eléctrica de alto voltaje). Este implante está indicado para pacientes que han sufrido una parada cardiaca, aunque también puede implantarse como medida preventiva.

Este año ha comenzado a aplicarse los primeros desfibriladores automáticos implantables y se estima que se beneficien de esta nueva técnica alrededor de 25 pacientes cada año, que hasta ahora debían desplazarse a otras Comunidades Autónomas.

Por su parte, los marcapasos artificiales, dispositivos electrónicos diseñados para producir impulsos eléctricos con el fin de estimular el corazón cuando falla la estimulación normal, están indicados para trastornos del ritmo cardiaco con disfunción anormal de la frecuencia cardiaca. Cada año se implantan en el Hospital San Pedro alrededor de 180 marcapasos.

Por último, los holters implantables subcutáneos son instrumentos para el diagnóstico del síncope de origen no determinado. Está indicado para aquellos pacientes con síncopes recurrentes, de aparición impredecible y cuya frecuencia no haga probable su registro con el sistema convencional. Anualmente requieren este dispositivo unos 10 pacientes.