4 de abril de 2007

El Servicio Riojano de Empleo fomentó la contratación directa de 2.500 trabajadores riojanos durante el año 2006, un 56,5% mujeres, gracias a las líneas de ayudas para el fomento del autoempleo, de la contratación estable o los programas de Mujer y Empleo y Primer Empleo, entre otros. Estos son sólo algunos de los datos que se recogen en la memoria de actividades del Servicio Riojano de Empleo correspondiente al año 2006 que ha presentado esta mañana el Consejero de Hacienda y Empleo, Juan José Muñoz, al Consejo de Gobierno.

La memoria del SRE recoge las principales actuaciones llevadas a cabo por este organismo durante el año 2006 orientadas a la creación de empleo y de calidad para los riojanos. Además, la memoria engloba dos hitos fundamentales del pasado ejercicio, el Plan Integral para la Creación de Empleo y el Pacto por el Empleo Femenino. Estos planes tienen como objetivo potenciar la creación de empleo de calidad y el espíritu emprendedor, además de impulsar la verdadera igualdad de oportunidades laborales entre hombres y mujeres.

Para desarrollar todas estas acciones, el Servicio Riojano de Empleo destinó 25,78 millones de euros y ha llegado de forma directa a unos 22.500 trabajadores, mediante formación (14.143), orientación al empleo (5.839) o ayudas para su contratación (2.500). Asimismo, se han atendido a más de 42.000 trabajadores en alguna de las Oficinas de Empleo de La Rioja.

Por otro lado, en 2006 recibieron formación 14.143 trabajadores, ocupados y en desempleo, con el objetivo de mejorar sus posibilidades de acceso al mercado laboral y aumentar la oportunidad de conseguir un empleo cualificado.

Para los colectivos con especiales dificultades de acceso al empleo o con dificultades de integración social, el Gobierno riojano tiene en marcha las Escuelas Taller y Talleres de Empleo. Gracias a estos programas mixtos de empleo y formación, se han formado en un oficio con expectativas de futuro 296 trabajadores.

Además, desde las Oficinas de Empleo se llevan a cabo acciones de intermediación laboral y gestión de ofertas, mediante las que se llegaron a un gran número de demandantes. De este modo, durante el pasado año los técnicos de empleo elaboraron itinerarios de inserción personalizados a 5.839 demandantes. En cuanto al número de ofertas gestionadas en nuestras Oficinas, se alcanzó la cifra de 4.435 ofertas y se mecanizaron más de 126.000 contratos de trabajo.

Por último, hay que destacar los esfuerzos realizados para impulsar el empleo entre las personas con discapacidad. Para ellos se ha elaborado el Plan de Empleo para las personas con discapacidad, cuyo objetivo es garantizar los derechos de estas personas para que puedan participar en igualdad de condiciones que el resto de ciudadanos.

Las principales actuaciones para este colectivo se dirigen al mantenimiento de los puestos de trabajo para discapacitados, al fomento de empleo de personas con discapacidad psíquica en empresas normalizadas acompañados de un preparador laboral y al apoyo al tránsito de trabajadores con discapacidad de los Centros Especiales de Empleo a empresas normalizadas.

Además, se creó la Orden que regula la puesta en marcha de las unidades de apoyo a la actividad profesional en los Centros Especiales de Empleo.