El Ejecutivo riojano aprueba una adenda al convenio de ejecución de obras de regadío de Los Campillos de Cenicero

El Gobierno de La Rioja ha aprobado el texto de la segunda adenda al convenio de colaboración del Gobierno regional para la ejecución de las obras de transformación en regadío de la Comunidad de Regantes de Los Campillos de Cenicero, en este caso entre los actores citados y el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria.

Al igual que en el caso de la margen izquierda del Tirón, este regadío cuenta con los permisos medioambientales precisos; no así la de agua por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro, por lo que tampoco ha podido formalizarse el préstamo ni licitarse las obras en el plazo establecido. Ello se ha resuelto con la segunda adenda al convenio, a la espera de ver solucionados estos problemas administrativos para la obtención de la autorización necesaria por parte de la CHE.

La adenda acoge una nueva redacción a su segunda cláusula: el permiso para que la Comunidad de Regantes pueda comenzar con la licitación de las obras aún disponiendo únicamente de una autorización temporal de caudal, con el fin de no demorar aún más el desarrollo de esta importante obra de infraestructuras de riego para La Rioja y las localidades afectadas.