25 de julio de 2014

El Gobierno regional ha aprobado hoy en su reunión de Consejo el decreto por el que se regula el Plan de Vivienda de La Rioja 2013-2016, cuyos principales objetivos son fomentar el alquiler como principal vía de acceso a la vivienda, apoyando en especial a las familias con más dificultades, y, en segundo lugar, estimular la actividad económica y el empleo a través de la rehabilitación de edificios y espacios urbanos.

El Plan de Vivienda de La Rioja regula la aplicación en la comunidad autónoma del Plan Estatal de Fomento del Alquiler de Viviendas, Rehabilitación Edificatoria y la Regeneración y Renovación Urbanas 2013-2016. No obstante, cuenta con programas de ayudas autonómicas con el propósito de adaptarse y atender las necesidades y peculiaridades detectadas en el ámbito de la vivienda en La Rioja.

El consejero de Obras Públicas, Política Local y Territorial, Antonino Burgos, ha precisado que este plan cuenta con un presupuesto de 17,2 millones euros entre 2014 y 2016. El Ministerio de Fomento aporta 12,6 millones euros, mientras que el Gobierno de La Rioja contribuye con los restantes 4,6 millones de euros.

El Ejecutivo riojano se suma así a los esfuerzos que se están acometiendo desde las Administraciones Públicas para favorecer la reorientación del sector inmobiliario. Para ello, se pretende facilitar la salida al excedente de viviendas construidas, ayudar a las familias con dificultades para mantener su vivienda habitual o acceder por primera vez a ella y estimular la rehabilitación del parque inmobiliario con objeto de lograr no sólo un consumo más eficiente de energía sino lograr unas condiciones más adecuadas para incrementar nuestra calidad de vida.

La aprobación de este decreto permitirá que los riojanos se beneficien de las ayudas estatales que se articulan en los siguientes programas: ayuda al alquiler de vivienda; fomento del parque público de vivienda de alquiler; rehabilitación edificatoria; regeneración y renovación urbanas y, por último, apoyo a la implantación del Informe de Evaluación de los Edificios (IEE). Cada uno de estos programas cuenta con su dotación presupuestaria por parte del Ministerio de Fomento y el Gobierno de La Rioja (en este caso salvo en las ayudas al alquiler y el apoyo a la implantación del IEE).

Además desde la Dirección General de Urbanismo y Vivienda se impulsarán programas específicos en la comunidad autónoma para atender las necesidades propias de la región. En concreto, se trata de los programas de mantenimiento permanente de inmuebles y sus instalaciones generales; gestión del alquiler social de entidades sin ánimo de lucro y ayuntamientos y apoyo a las familias afectadas por la pérdida de su vivienda habitual. Además se ha reservado una partida para abonar los pagos pendientes de planes de vivienda anteriores.

El plazo para la presentación de las ayudas se mantendrá abierto hasta el próximo 30 de septiembre.

Detalle de las ayudas

- Ayuda al alquiler de vivienda (2,8 millones de euros). Se dirigen a las familias con mayores dificultades económicas a las que se les concederá una ayuda de hasta el 40% de la renta anual, con un máximo de 2.400 euros.

- Fomento de un parque público de viviendas en alquiler (1 millón de euros). Las administraciones pondrán a disposición suelo y fomentarán la construcción de viviendas destinadas al alquiler. Se establecen dos modalidades para las familias con menos recursos:

  • Alquiler en rotación: familias con ingresos inferiores a 1,2 veces el IPREM (800 euros al mes) y con necesidad de atención y apoyo social.
  • Alquiler protegido: para familias con ingresos entre 1,2 y 3 veces el IPREM (entre 800 y 1.600 euros al mes).

- Alquiler social (270.000 euros). El objetivo es ayudar a las organizaciones que facilitan una vivienda a las familias más desfavorecidas, como por ejemplo Cáritas.

- Arrendamientos especiales (260.000 euros). Este programa está dirigido a las familias que han perdido su vivienda habitual o están en proceso de desahucio. La ayuda consistirá en una subvención para que no dediquen más del 25% de sus ingresos al pago de la renta.

- Rehabilitación de edificios (8,3 millones de euros). Para financiar obras de mantenimiento y conservación de edificios residenciales. El objetivo es mejorar su conservación, eficiencia energética y accesibilidad. Estas ayudas no podrá superar la cifra de 11.000 euros por vivienda.

- Regeneración y Renovación Urbana (2,7 millones de euros). Se pretende recuperar conjuntos históricos, centros urbanos, barrios degradados y núcleos rurales mediante actuaciones urbanísticas integrales. Esta modalidad se aplicará en ámbitos de 100 viviendas y que en la mayor parte de los casos (60%) tenga uso residencial. Las ayudas cubrirán hasta el 35% de las actuaciones que se lleven a cabo, con 11.000 euros por vivienda, en el caso de rehabilitación, y 30.000 euros, en el supuesto de nueva construcción.

- Informe de Evaluación de edificios (680.000 euros). Obligación para los edificios de más de 50 años, aunque es una recomendación para todos, para conocer el estado del inmueble en términos de conservación, eficiencia energética y accesibilidad. Las ayudas financian el 50% de las actuaciones.

- Mantenimiento de inmuebles (370.000 euros). El objetivo es fomentar los contratos de mantenimiento que garanticen una adecuada conservación de los inmuebles.