30 de noviembre de 2012

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente ha aprobado los Mapas Estratégicos de Ruido de los tramos de las carreteras de la Comunidad Autónoma de La Rioja con un volumen de tráfico superior a los 3 millones de vehículos al año, según se recoge en la resolución que publica hoy el Boletín Oficial de La Rioja (BOR).

La Dirección General de Calidad Ambiental ha identificado cuatro tramos de la red de carreteras de competencia regional cercanos a núcleos de población, ubicados en Arnedo, Logroño, Villamediana y Calahorra, donde se registran niveles de ruido por encima de los objetivos de calidad acústica en el exterior de edificios, que se sitúan en 65 decibelios durante el día y 55 decibelios durante la noche.

El objetivo de los mapas de ruido es determinar cuánto ruido soporta el entorno de estas carreteras y, lo que es más importante, cuántas personas pueden verse afectadas por esta circunstancia para tratar de buscar, en su caso, la mejor manera de solucionarlo.

En concreto, son cuatro tamos, con una longitud conjunta de 17,5 kilómetros, que se detallan a continuación:

• En la travesía de Arnedo, en la carretera LR-115, un tramo de 3,9 kilómetros que atraviesa la localidad riojabajeña.• El tramo de Logroño que discurre entre el Puente de Piedra y el límite con Navarra (3,8 km) a través del polígono de Cantabria (LR-131).• El trazado que conecta el barrio de La Estrella con Villamediana en la LR-250, con casi 4,2 km.• Un tramo de 5,6 kilómetros en la carretera LR-134 en Calahorra.

Los mapas de ruido revelan que cerca de 1.800 personas residen en áreas con niveles de ruidos durante el día superiores al objetivo de calidad acústica, mientras que esta cifra disminuye a 1.520 personas durante la noche.

Los Mapas Estratégicos de Ruido se pueden consultar en la web del Gobierno de La Rioja (www.larioja.org/npRioja/default/defaultpage.jsp?idtab=717910), así como en la Dirección General de Calidad Ambiental (C/. Prado Viejo, 62 bis) en Logroño.

Asimismo, estos estudios son una herramienta fundamental en la planificación urbanística en estos entornos, porque la información que contienen puede ser útil para, por ejemplo, elegir los materiales de edificación, diseñar la distribución interna de las viviendas o determinar la orientación del edificio y minimizar las molestias causadas por el tráfico rodado.

Una vez aprobados los mapas de ruido, el Gobierno de La Rioja trabaja en los planes de acción que contienen las distintas soluciones planteadas para reducir los niveles de contaminación acústica que soportan las personas que residen cerca de estos cuatro puntos de la red viaria regional.