7 de diciembre de 2006

El Gobierno de La Rioja ha aprobado el Decreto por el que se regula el régimen de inspecciones periódicas de las instalaciones eléctricas de Baja Tensión, de modo que la primera inspección periódica se realice de forma escalonada, según un calendario establecido en función de la antigüedad de las instalaciones.

Las inspecciones se aplicarán a las nuevas instalaciones, a las modificaciones y ampliaciones de las existentes y a las instalaciones existentes con anterioridad, si bien los criterios técnicos aplicables en las inspecciones serán los correspondientes a la reglamentación con que se aprobaron.

Las inspecciones periódicas deberán realizarse cada cinco años en todas las instalaciones eléctricas de Baja Tensión de las siguientes tipologías:

-Instalaciones industriales que precisen proyecto, con una potencia instalada superior a 100 Kw.

- Locales de Pública Concurrencia.

- Locales con riesgo de incendio o explosión, excepto garajes de menos de 25 plazas.

- Locales mojados (pescaderías, saunas, etc.) con potencia instalada superior a 25 Kw.

- Piscinas con potencia instalada superior a 10 Kw.

- Quirófanos y salas de intervención.

- Instalaciones de alumbrado exterior con potencia instalada a 5 Kw.

En cuanto a las instalaciones eléctricas comunes de los edificios de viviendas de potencia instalada superior a 100 Kw., las inspecciones se realizarán cada diez años.

El Decreto establece el calendario de las primeras inspecciones, según el tipo de instalación de que se trate y de su antigüedad. Así, para las instalaciones cuyas inspecciones se realizarán cada 5 años, la primera de ellas deberá haberse realizado con anterioridad a las siguientes fechas:

Antigüedad superior a 10 años: 18 de septiembre de 2007.

Antigüedad entre 5 y 10 años: 18 de septiembre de 2008.

En cuanto a las instalaciones cuyas inspecciones deberán realizarse con una periodicidad de 10 años, la primera de ellas deberá efectuarse con anterioridad a las fechas siguientes:

Antigüedad superior a 25 años: 18 de septiembre de 2007.

Antigüedad entre 15 y 25 años: 18 de septiembre de 2009.

Antigüedad entre 5 y 15 años: 18 de septiembre de 2011.

Antigüedad hasta 5 años: 18 de septiembre de 2013.

En el Decreto se establece que tanto las primeras inspecciones periódicas como las sucesivas deberán ser realizadas por Organismos de Control Autorizados. Las inspecciones se realizarán con los criterios técnicos establecidos en los Reglamentos de seguridad con los que fueron autorizadas las instalaciones.

Para establecer la antigüedad de las instalaciones se considerará la fecha de la primera autorización o, en su caso, de las ampliaciones o modificaciones de importancia. Los responsables del correcto mantenimiento de las instalaciones serán los titulares de las mismas, debiendo requerir la actuación de empresas instaladoras autorizadas cuando sea necesario.

Si con motivo de la inspección periódica o cualquier otro motivo, se observasen defectos en las instalaciones, éstos deberán ser reparados, de forma que las mismas sigan cumpliendo las condiciones de seguridad previstas en el Reglamento electrotécnico para Baja Tensión con el que fueron aprobadas.

En el caso de que las instalaciones, por su estado, situación o características impliquen un riesgo grave para las personas o los bienes o puedan producir perturbaciones importantes en el normal funcionamiento de otras instalaciones, deberán adecuarse, en lo referente a condiciones de seguridad, al Reglamento electrotécnico para Baja Tensión.

El Organismo de Control establecerá el plazo máximo en el que debe realizarse la reparación o adecuación, en función del riesgo existente y demás circunstancias que concurran, que, en el caso de riesgo grave o perturbaciones importantes, no será superior a seis meses. En el caso de riesgo inminente de accidentes se deberán tomar las medidas inmediatas adecuadas para evitarlo, incluso quedando las instalaciones fuera de uso si fuera necesario.

Por último, en caso de riesgo inminente, el Organismo de Control actuante queda habilitado para tomar las medidas cautelares inmediatas para evitarlo, incluido el corte de suministro si fuera necesario.