8 de septiembre de 2006

El Gobierno de La Rioja ha aprobado hoy el convenio de colaboración con el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales para el control de la Incapacidad Temporal, con el objetivo de garantizar una gestión más eficaz, agilizar los trámites y promover la transparencia en la información de la prestación de Incapacidad Temporal.

La Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja es el órgano competente para extender los partes médicos de baja, confirmación de baja y alta, y de establecer el inicio y la duración de los procesos de Incapacidad Temporal en su territorio. Por su parte, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, a través del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), costea las Incapacidades Temporales. Ambas administraciones suscriben cada año, desde 2002, un convenio para coordinar y controlar todas las actuaciones derivadas de la prestación de la Incapacidad Temporal.

Control de Gasto

Dentro del sistema de financiación de las Comunidades Autónomas, está contemplada la dotación de un Fondo denominado "Programa de ahorro en Incapacidad Temporal", destinado a financiar programas y medidas dirigidas al control del gasto relativo a la prestación por Incapacidad Temporal, y a mejorar la gestión de los servicios de asistencia sanitaria de la Seguridad Social.

Este Fondo ha estado dotado en todos los ejercicios presupuestarios con cuantías que cada año han sido actualizadas con el incremento que el Gobierno prevé, derivado de la evolución del índice de precios de consumo. Por su parte, las Comunidades Autónomas se benefician del mismo según la población protegida de asistencia sanitaria.

En este sentido, a través de la firma de este convenio el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales aportará a la Comunidad Autónoma de La Rioja 2.047.797,81 euros para el año 2006. Con dicha cuantía se llevará a cabo un programa de actividades como la informatización y transmisión por vía telemática al Instituto Nacional de la Seguridad Social de los partes de Incapacidad Temporal en los plazos previstos, la emisión de informes médicos individualizados, formación, etc. También, se plantearán una serie de objetivos de racionalización del gasto, con el objetivo de reducir los costes derivados de la prestación de la Incapacidad Temporal.

El presente convenio tiene una vigencia de tres años, hasta el 2008.