11 de noviembre de 2011

El Gobierno de La Rioja ha aprobado en su reunión de esta mañana el Plan de Auditorías de Gestión 2011-2012 que tiene por objeto analizar los sistemas, procedimientos, estructuras y recursos humanos, así como los parámetros de eficacia y eficiencia de los departamentos de la Administración Pública para garantizar su buen funcionamiento y, en su caso, proponer las mejoras oportunas y modificar los comportamientos disfuncionales.

El Plan de Auditorías se enmarca en las actuaciones que está llevando a cabo el Gobierno riojano para mejorar la calidad de los servicios que presta al ciudadano. En este sentido, este Plan ayudará a diseñar nuevas y mejores formas en la gestión y prestación de servicios, fundamental para que los distintos departamentos de la Administración se adapten a las necesidades actuales sin que ello conlleve merca de la calidad de los servicios que se prestan.

Objetivos del Plan

Concretamente este Plan de Auditorías de Gestión busca:

  • Analizar las posibles mejoras en los sistemas y procesos de estas áreas, bien sea mediante la práctica de reingeniería de procesos o bien mediante la aplicación a los mismos de las técnicas o sistemas tecnológicos que permitan mejorar y acercar la prestación de los servicios a los ciudadanos.
  • Evaluar la posible aplicación de sistemas de calidad en las unidades administrativas objeto de auditoria.
  • Evaluar los servicios prestados en relación con los sistemas o procesos de las áreas seleccionadas para verificar su relación con los recursos humanos asignados.
  • Estudiar la posibilidad de un mejor aprovechamiento de los recursos humanos existentes.

Contenidos

Las auditorías contarán con dos fases, una primera de diagnóstico y una segunda de propuestas, comúnmente establecidas para este tipo de evaluaciones de la gestión. En la fase de diagnóstico se elaborará el plan de trabajo y se recopilará toda la información necesaria relativa a los sistemas y procesos de las unidades que son objeto de la auditoría: normativa, forma de gestionar el procedimiento y medios utilizados en su gestión; relación con otros procedimientos, personal que interviene, tiempos así como cualquier otro elemento que afecte o tenga implicación con el objeto de la auditoria y pueda verse afectado.

Para ello, los auditores estudiarán la forma de gestionar los procedimientos y los medios utilizados en la gestión de los servicios prestados; se describirá el personal que participa en la gestión de los procesos de las áreas auditadas y los tiempos dedicados por ese personal a los procesos asignados; se analizará los sistemas de información y de comunicación y cómo se transmite la información entre las unidades administrativas.

En la segunda fase, los auditores elaborarán un informe con las propuestas necesarias para que se establezcan las medidas necesarias para solucionar las disfunciones detectadas, en el caso de que existan. En este caso, se estudiará la posibilidad de aplicar sistemas de calidad y tecnologías de la información, en caso de que no estén aplicándose en este momento.

Este Plan se llevará a cabo durante estos últimos meses de 2011 y el año 2012 y no conllevará recursos adicionales a los disponibles por parte de la Consejería de Administración Pública y Hacienda, organismo encargado de llevarlo a cabo. Así está previsto destinar dos Auditores de Gestión con formación específica en evaluación de políticas públicas y reducción de cargas administrativas, que realizarán su trabajo de forma programada de acuerdo con el calendario que se fije para la ejecución de este Plan. Además, prestarán apoyo dos ayudantes de auditoría y un responsable administrativo.

Durante este periodo, el Gobierno riojano tiene previsto evaluar las Secretarías Generales Técnicas de la Consejerías de Salud y Servicios Sociales y de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, así como la Dirección General de Tributos y el Servicio Riojano de Empleo.

Otras actuaciones del Gobierno riojano para mejorar la calidad de los servicios públicos

El Gobierno de La Rioja tiene en marcha actualmente distintas actuaciones para ofrecer servicios más accesibles, cercanos, rápidos y eficaces a los ciudadanos y usuarios. Destacan las cartas de compromisos, documentos escritos que facilitan información sobre los servicios, compromisos de calidad y los derechos de los ciudadanos y usuarios; el libro de Quejas y sugerencias, disponible desde el año 2007 con la finalidad de dejar constancia de las quejas y sugerencias que los ciudadanos formulen; o las distintas líneas de simplificación de los trámites administrativos a través de la implantación de la administración electrónica. Así por ejemplo, se ha desarrollado una aplicación informática que permite la tramitación sin papel de más de 100 líneas de subvenciones diferentes de todas las Consejerías. También se está generalizando una experiencia piloto de comunicaciones internas que va a permitir solicitar los expedientes de forma electrónica, medida que conlleva una reducción considerable de tiempo en la tramitación de los expedientes y un ahorro importante de papel.