8 de junio de 2007

En La Rioja, uno de los elementos de mayor valor paisajístico, ambiental y agrario de las zonas de montaña son los pastos permanentes, que constituyen por sí solos un rico ecosistema de alto valor natural y cultural que es preciso conservar, y que ha sido el resultado de la acción durante siglos de la ganadería extensiva en nuestras zonas de montaña.

Por otro lado, la ganadería extensiva constituye por sí misma la principal actividad agraria de las zonas de montaña, lo cual redunda en un asentamiento de la población al territorio, en zonas con alto riesgo de despoblamiento, mediante una actividad sostenible y ligada al territorio.

Por ello, se hace preciso mantener y conservar en buenas condiciones las superficies de pastos permanentes, apoyando económicamente a tal fin a las Administraciones locales. Durante el periodo de programación al Desarrollo Rural 2000-2006, La Rioja contó con una medida destinada a este fin, que ha contribuido de manera eficaz al mantenimiento y conservación de las superficies de pastos permanentes riojanas y por tanto al mantenimiento de la actividad ganadera en nuestras zonas de montaña.

Fruto de aquella experiencia, procede poner en marcha una nueva medida destinada al mismo fin para el periodo de programación al Desarrollo Rural, 2007-2013, que estará cofinanciado por el FEADER, en la que se deben introducir elementos novedosos para una mayor eficacia de la medida y mejor gestión de la misma.

Esta Orden, por lo tanto, tiene por objeto regular el régimen de ayudas para el acondicionamiento de terrenos destinados al aprovechamiento ganadero, con objeto de la protección y mejora de los recursos naturales y la consecución de un aprovechamiento racional de los mismos. Así, son objetivos básicos de esta disposición:

1. Mantener y recuperar, en su caso la superficie de pastos.

2. Promover la actividad del pastoreo en los montes de manera ordenada.

3. Fomentar la colaboración con las Entidades Locales en la defensa y protección del medio natural.

Podrán acogerse a estas ayudas los ayuntamientos que, disponiendo de parte o de la totalidad de su superficie municipal catalogada como zona de montaña, deseen proceder a la regeneración de sus pastizales tradicionales o a la implantación de otros nuevos. No obstante, también podrán solicitar estas ayudas aquellos ayuntamientos que, sin hallarse incluidos dentro de los considerados de montaña en razón al incumplimiento de alguna de las condiciones de altitud o pendiente, exista ganadería extensiva en sus términos municipales y la invasión de matorral en sus pastizales limite el aprovechamiento de los mismos.

La cuantía de las subvenciones establecidas en el presente artículo, que en ningún caso podrá superar a los gastos efectivamente realizados y debidamente justificados, será variable en función de la ubicación del municipio en el que esté previsto efectuar la inversión, y atenderá a los siguientes porcentajes de las inversiones aprobadas:

11 Zona de montaña: 80 % de la inversión aprobada.

21 Resto de las zonas: 60 % de la inversión aprobada.