11 de octubre de 2013

El Gobierno de La Rioja, a través de la Consejería de Salud y Servicios Sociales, ha regulado por primera vez la formación que en materia de bienestar animal deberán acreditar las personas que trabajen en actividades de sacrificio de animales.

Así lo detalla la Orden publicada hoy en el Boletín Oficial de La Rioja, que señala tanto los contenidos mínimos de los cursos de formación dirigidos a matarifes, como la evaluación de los conocimientos y la expedición de un certificado de competencia.

De esta forma, los cursos tendrán una duración mínima de 16 horas y abarcará cuestiones como manejo y cuidado de los animales antes de su sujeción; prácticas prohibidas; conocimientos sobre dolor, estrés, angustia; diseño de los mataderos, equipos e instalaciones; funciones y responsabilidades del encargado de bienestar animal en el matadero; o sacrificio por rito religioso, entre otros. También se incluirá un módulo específico por cada categoría de especie animal (bovino y equino; porcino; pequeños rumiantes; aves; lagomorfos; y ratites).

Se trata, en definitiva, de minimizar la situación de sufrimiento de los animales en el momento del sacrificio, y cualificar a los profesionales para que adopten medidas que eviten el dolor y reduzcan el estrés y la angustia. Para la elaboración de la Orden, la Consejería de Salud y Servicios Sociales ha tenido en cuenta la normativa que existe sobre esta materia, tanto a nivel europeo como estatal y parte del convencimiento de que formar a los profesionales no solo redundará de forma positiva en la calidad del producto final y en la seguridad laboral de los trabajadores de los mataderos riojanos, sino que es propio de una sociedad moderna y avanzada, preocupada el bienestar animal.

Será el órgano competente en materia de Salud Pública, en este caso la Dirección General de Salud Pública y Consumo, el responsable de acreditar la organización de los cursos, su contenido y su posterior evaluación.