21 de marzo de 2014

El Gobierno de La Rioja dotará con 260.000 euros la línea de ayudas al alquiler dirigida a los afectados por desahucios en la comunidad autónoma. Así consta en el convenio de colaboración entre la Consejería de Obras Públicas, Política Local y Territorial y el Instituto de la Vivienda de La Rioja (IRVI) para la gestión de estas ayudas por parte de esta última entidad, cuyo texto ha autorizado hoy en Consejo de Gobierno.

Este acuerdo tiene por objeto poner a disposición de las familias que hayan perdido su vivienda habitual una subvención con el fin de que destinen al pago del alquiler el 25% de sus ingresos anuales como máximo o un 20% en el caso de familias numerosas o aquellas que tenga a su cargo personas dependientes o discapacitadas.

Esta ayuda está destinada a quienes alquilen una vivienda a través del servicio de mediación de desahucios que gestiona el IRVI, que dispone de un amplio parque de viviendas en alquiler a precios asequibles para atender las necesidades de las personas afectadas por la pérdida de su vivienda habitual. En concreto, existe en la actualidad una oferta de más de 125 viviendas en alquiler. El precio máximo de alquiler de las viviendas acogidas a este programa se establece en 380 euros al mes.

Esta ayuda del Gobierno de La Rioja, que se concederá durante tres años, resulta incompatible con las habilitadas por el Ayuntamiento de Logroño y el Gobierno de España para familias que se encuentren en circunstancias similares.

Esta línea de ayudas se habilitó en 2013 para ayudar a las familias que han perdido su hogar. Se trata de una herramienta del servicio de mediación integral de desahucios que gestiona el IRVI, que incluye el asesoramiento gratuito, la negociación con las entidades financieras y la puesta a disposición de los afectados de alquileres sociales de viviendas.

En su primer año de actividad este servicio ha evitado que ninguna familia haya perdido su vivienda habitual o que se encuentre en riesgo de perderla. En este periodo se ha atendido a 373 familias y, de ellas, 267 ya cuentan con una solución favorable en sus manos. En 240 casos se ha negociado con las entidades financieras un acuerdo de reestructuración de la deuda hipotecaria, la quita o la dación en pago y 27 familias han sido realojadas en régimen de alquiler.

Los 106 expedientes restantes continúan con su tramitación a expensas, en la mayoría de los casos, de que las entidades bancarias ofrezcan una respuesta a la solución planteada (dación en pago, alquiler Fondo Social, reestructuración…).

Requisitos de los beneficiarios

Podrán ser beneficiarios de esta ayuda los arrendatarios de viviendas, personas físicas individuales y los titulares de contratos de arrendamientos, atendidos por el programa de mediación de IRVI y, que además cumplan los siguientes requisitos:

  • La pérdida de la vivienda habitual ubicada en La Rioja sea posterior al 1 de enero de 2011 como consecuencia de un proceso de ejecución hipotecaria o por el procedimiento de dación en pago.
  • La vivienda alquilada se destine a domicilio habitual y permanente del beneficiario.
  • Poseer la nacionalidad española o, en el caso de los extranjeros, tener residencia legal y permanente en España.
  • Los ingresos de los beneficiarios deben ser 2,5 veces inferiores al Indicador Público de Rentas a Efectos Múltiples (IPREM), es decir, 18.637 euros al año por miembro de la unidad familiar (19.827 euros en una familia con dos miembros; 21.179 euros en una familia con tres miembros; 26.620 euros en una familia con cuatro miembros).
  • La renta anual máxima de la vivienda deberá ser igual o inferior a 380 euros/mes.

Los interesados en esta ayuda deberán presentar la solicitud junto a la documentación necesaria antes del 31 de diciembre.

El importe de la ayuda la pagará el IRVI directamente al arrendador de forma que el inquilino deberá pagarle la diferencia entre la renta y el importe de la subvención.