12 de junio de 2015

El Gobierno de La Rioja ha aprobado hoy, en su reunión de Consejo de Gobierno, un gasto de un total de 11,5 millones de euros relativo a cinco líneas de ayuda correspondientes a varias medidas incluidas en el Programa de Desarrollo Rural de La Rioja 2014-2020, recientemente aprobado por la Comisión de la Unión Europea. Precisamente, las órdenes de bases de estas ayudas se publican hoy en el Boletín Oficial de La Rioja, y su objetivo es incrementar la capacitación de los profesionales, mejorar la competitividad de las explotaciones agrarias, rejuvenecer el sector y avanzar en la gestión sostenible de los recursos naturales.

En concreto, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente destinará para esta primera convocatoria un presupuesto de 4 millones de euros para facilitar la primera instalación de 100 jóvenes en la empresa agraria; 5,5 millones para favorecer la mejora y modernización de las explotaciones; 1,5 millones para apoyar las inversiones que realicen entidades asociativas; 375.000 euros para el plan de formación; y 196.000 euros que se destinarán a las primas compensatorias por reforestaciones forestales.

Una vez autorizado el gasto, en los próximos días el Boletín Oficial de La Rioja publicará las órdenes por las que se abren los plazos correspondientes para presentar las solicitudes de ayuda.

Incorporación de jóvenes agricultores. Esta medida, que tiene como objetivo animar a los jóvenes a que se incorporen a la actividad agraria, introduce importantes novedades en este nuevo periodo. Los jóvenes que quieran acceder por primera vez a la actividad agrícola y cumplan los requisitos fijados deben presentar un plan empresarial rentable y sostenible. Se establece una prima única de 40.000 euros para la puesta en marcha del proyecto que se abonará en dos tramos, un 60% al inicio de la ejecución del plan empresarial y el 40% restante una vez que se haya ejecutado. El joven debe adquirir el compromiso de permanecer en la actividad agraria durante los cinco años siguientes a su instalación, período en el que contará con un tutor para asesorarle en el desarrollo del plan. Las inversiones que requiera el joven para la ejecución de su plan empresarial podrán contar con las ayudas a la modernización de explotaciones.

  • Modernización de explotaciones. Estas ayudas están dirigidas a los agricultores profesionales, aunque por primera vez podrán ser beneficiarios los mayores de 41 años que decidan incorporarse al sector agrario. Las ayudas, que serán del 40% sobre el total de la inversión aunque se podrán incrementar en el caso de jóvenes o de explotaciones situadas en la Red Natura 2000, se destinarán a financiar las inversiones que supongan una mejora y modernización de las explotaciones; y pueden consistir en subvenciones directas combinadas con bonificación de los intereses de los préstamos ligados a la inversión con una duración de 5 o hasta 8 años y 1 o 2 años de carencia.
  • Inversiones realizadas en común. A través de estas ayudas, la Consejería de Agricultura financiará las inversiones realizadas por Cooperativas agrarias, Sociedades Agrarias de Transformación, otras Agrupaciones agrarias, así como aquellos entes instrumentales dependientes de Organizaciones Profesionales Agrarias. Las ayudas alcanzarán, con carácter general, el 40% de la inversión y los proyectos deben redundar en una clara mejora de la producción agraria de los asociados.
  • Programas formativos. Los beneficiarios de estas ayudas podrán ser las organizaciones profesionales agrarias, entidades asociativas agrarias y las entidades sin ánimo de lucro directamente relacionadas con los sectores agrario, agroalimentario y el medio rural, que tengan entre sus objetivos la cualificación de los profesionales agrarios o agroalimentarios y la formación y divulgación de temas relacionados con el mundo rural. El programa concede especial importancia a la formación de los jóvenes agricultores que se incorporan a la empresa agraria.
  • Reforestación. Con esta medida, se pretende aumentar la superficie de terrenos forestales y mejorar la calidad de los mismos, de manera que contribuya a la protección del medio ambiente, a la prevención de incendios forestales y en la lucha contra el cambio climático