8 de junio de 2012

El Gobierno de La Rioja ha aprobado un gasto de 309.000 euros para financiar la ejecución de las medidas en régimen abierto y reinserción social de los menores infractores en nuestra comunidad. Este gasto, equivalente a una anualidad, se plurianualizará en los ejercicios 2012 (165.658,33 euros) y 2013 (143.341,67 euros).

Con este fin, la Consejería de Presidencia y Justicia ha considerado oportuno renovar el contrato para la ejecución de estas medidas con la Fundación Pioneros, entidad que desarrolla esta actividad, en colaboración con el Gobierno de La Rioja, desde el año 2001.

En concreto, se trata de las medidas de régimen abierto y reinserción social que dictamina el juez para los menores infractores de nuestra comunidad: libertad vigilada, tareas socioeducativas y prestaciones en beneficio de la comunidad. Todo ello coordinado por un equipo técnico multidisciplinar compuesto por seis educadores, un trabajador social, la directora y un administrativo (a media jornada).

Los fines de la aplicación de este tipo de medidas son, principalmente: aunar el control como respuesta jurídica y la educación como elemento social, evitar la reincidencia del menor y evitar su internamiento. Por ello, el trabajo que se realiza con los jóvenes aspira, entre otros objetivos, a lograr que se responsabilicen de su conducta y de las consecuencias que los hechos cometidos puedan acarrear; facilitar su proceso de maduración, y realizar intervenciones en el ámbito familiar (informativas en la mayor parte de los casos).

El número de casos que se atienden al año suele rondar los dos centenares. En total, el año pasado hubo en La Rioja 192 menores en situación de medio abierto a los que se aplicaron 254 medidas judiciales (131 venían ya de años anteriores y 123 corresponden a 2011).

De ellos, la mayor parte (147) eran varones, lo que supone el 76,5% del global, mientras que el 23,4% restante eran chicas (45). La edad media de los menores era de 17 años. En cuanto a la nacionalidad de los menores, la mayor parte (112) eran españoles, seguidos de: rumanos (20), marroquíes (17), colombianos (14), ecuatorianos (9), bolivianos (5), portugueses (4), brasileños (2), pakistaníes (2) y ya en menor medida alemanes (1), argelinos (1), cubanos (1), paraguayos (1) y rusos (1).

Por lo que respecta al lugar de residencia de los menores, la mayoría (116) viven en Logroño, seguido a gran distancia por los residentes en Calahorra (18), Alfaro (8), Fuenmayor (5) y una larga nómina de localidades riojanas. La mayoría de los jóvenes presentan grave absentismo y fracaso escolar. De las 254 medidas que les fueron aplicadas: 122, en situación de libertad vigilada; 88 de prestación de un servicio en beneficio de la comunidad; 36 en tareas socioeducativas; y 8 medidas de reparación.