13 de enero de 2012

El Gobierno de La Rioja destinará este año un total de 205.027 euros a la gestión de la piscifactoría de Brieva de Cameros, un trabajo que la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente ha encomendado a la empresa Tragsatec.

Estas instalaciones, propiedad del Gobierno de La Rioja desde 1997, desempeñan un papel fundamental en la conservación y mantenimiento de la riqueza piscícola de la comunidad autónoma impulsando la repoblación de trucha común autóctona. Al mismo tiempo, el trabajo de la piscifactoría resulta fundamental para garantizar la pesca recreativa en la región mediante la repoblación de los tramos donde se practica esta actividad.

En este sentido, se apuesta por un modelo de gestión que garantice truchas de gran valor ecológico y deportivo. El objetivo, por tanto, es conseguir trucha de calidad, con un carácter salvaje, buenas condiciones físico-sanitarias y un genotipo análogo al de las poblaciones naturales.

La planta de Brieva de Cameros repuebla los ríos riojanos con un millón de ejemplares de trucha autóctona entre alevines (de 15 a 20 centímetros) y otros tamaños. Considerando los diferentes grados de supervivencia, se estima que el total de trucha que potencialmente podría adquirir talla pescable cada año se acerca a los 100.000 ejemplares, aunque hay múltiples factores que pueden rebajar esta cifra.