25 de mayo de 2001

El Gobierno de La Rioja ha declarado Reserva Natural un enclave de 473,6 hectáreas de los Sotos del Ebro en Alfaro con el objetivo de garantizar la protección y conservación de este espacio y sus valores de acuerdo con la Ley 4/1989, de Conservación de los Espacios Naturales y la Flora y la Fauna Silvestres. Con esta declaración, la Comunidad Autónoma de La Rioja cuenta con un segundo espacio natural protegido, después del Parque Natural de la Sierra de Cebollera.

La creación de las Reservas Naturales tiene como finalidad la protección de ecosistemas, comunidades o elementos biológicos que, por su rareza, fragilidad, importancia o singularidad merecen una valoración especial. En el caso de los Sotos del Ebro, el Gobierno de La Rioja ha promovido esta figura de protección por sus excepcionales valores naturales, el estado de conservación de los ecosistemas que lo forman -entre los que destacan los bosques de ribera y la fauna asociada a hábitats fluviales-, y la capacidad de recuperación de sus áreas de ribera.

La superficie declarada Reserva Natural es la correspondiente a una de las dos zonas de protección distinguidas en el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de los Sotos del Ebro en Alfaro, que el Gobierno de La Rioja aprobó por Decreto en septiembre de 2000. El ámbito de aplicación del Plan, que es un paso previo y obligatorio para esta declaración, comprende una superficie total de 943,3 hectáreas, en la que se incluía también una Zona Periférica de Protección de 459,4 hectáreas situada fuera de las defensas hidráulicas.

La Reserva Natural comprende el cauce del río Ebro y una franja de terreno en ambas márgenes, desde el límite con el término municipal de Milagro (Navarra) hasta las cercanías del puente del ferrocarril Castejón-Alsasua. En concreto, incluye la mayor parte de los terrenos catalogados como Montes de Utilidad Pública y los sotos denominados Soto de Alfaro y Soto del Tamarigal, en la margen izquierda del río, y el Soto de la Nava, el Soto del Hormiguero, el Soto del Estajao y el Soto Máquinas, en la derecha. Está formada por áreas de alto valor ecológico o singulares dotadas de especiales valores hidrológicos o geomorfológicos, botánicos, faunísticos o paisajísticos, áreas de cauce fluvial o defensa hidráulica y áreas de uso forestal con comunidades vegetales de gran interés.