7 de junio de 2013

El Gobierno de La Rioja ha aprobado hoy contratar por 329.583 euros el servicio de vigilancia en torreta durante el periodo de alto riesgo de incendios, que este año se extenderá del 15 de julio al 15 de octubre.

El Ejecutivo regional dispone de una red de 15 puestos fijos de vigilancia ubicados en distintas zonas elevadas de La Rioja que resultan estratégicas para ofrecer una buena visibilidad sobre las superficies arboladas y, de esta forma, detectar los posibles focos de incendios que se puedan producir con objeto de favorecer la acción rápida de los medios de extinción.

En concreto, estos puestos de vigilancia se encuentran en los municipios de Autol, Calahorra, Cornago, Daroca, Ezcaray, Gimileo, Hornillos de Cameros, Lumbreras, Nájera, mancomunidad de Villavelayo-Canales-Mansilla, Ocón, Ventrosa, Villarejo, Villoslada y Viniegra de Abajo.

El periodo de vigilancia durante la temporada de alto riesgo de incendios forestales se prolongará durante tres meses aproximadamente, aunque se podrá ampliar en función de las condiciones climatológicas.

La vigilancia se realizará de forma ininterrumpida durante 12 o 15 horas en función del emplazamiento durante la temporada de alto riesgo de incendios. La plantilla dedicada a la vigilancia de las torretas está compuesta por 44 vigilantes, dos capataces y un coordinador. Cada torre se cubrirá con dos o tres personas haciendo turnos.

Este servicio de vigilancia en puestos fijos resulta de especial utilidad dentro del operativo de prevención y lucha contra incendios forestales del Gobierno de La Rioja, debido a que la pronta detección del fuego contribuye de forma decisiva a evitar la propagación del incendio, con los consiguientes riesgos para la población y el medio ambiente.