31 de julio de 2002

El Gobierno de La Rioja ha concedido licencia comercial a la empresa "Área Residencial Comercial Calahorra, S.A." para la apertura de un centro comercial, que se ubicará en la zona centro de la ciudad, entre el Paseo del Mercadal y las calles José María Adán, Doctor Chavarría y Tilos, y tendrá una superficie útil total de 10.845,57 metros cuadrados.

El centro comercial destinará 6.888,17 metros cuadrados a usos comerciales, la mayor parte de ellos (4.212,04) en un hipermercado de Sabeco que se instalará en la planta calle para la venta de productos cotidianos. El resto de la oferta comercial se destinará a productos ocasionales tanto en la planta mencionada como en la primera. Los usos más relevantes de las dos plantas elevadas serán, no obstante, para servicios complementarios; así, en la primera se habilitarán 1.078,19 metros cuadrados para servicios de restauración y 328,03 para espacios de ocio, y la segunda planta, de 2.210,74 metros cuadrados, se destinará en su totalidad al ocio.

La construcción y puesta en marcha del Centro Comercial ARCCA supondrá una inversión de 19.619.619,63 euros, según contempla el proyecto presentado para su aprobación. Por otra parte, el documento cifra la capacidad de generación de empleo del proyecto en 188 nuevos puestos de trabajo, la mayor parte de ellos (120) ligados a la actividad comercial y el resto, a las actividades de ocio y hostelería (50), a los servicios comunes (16) y a labores administrativas (2).

La autorización se ha concedido tras analizar el estudio de impacto comercial del centro, según indica la Ley 7/1996 de Ordenación del Comercio Minorista: "el otorgamiento o denegación de la licencia se acordará ponderando especialmente la existencia o no de un equipamiento comercial adecuado en la zona afectada por el nuevo emplazamiento y los efectos que éste pudiera ejercer sobre su estructura comercial". En este sentido, el estudio de impacto comercial destaca que la localización del nuevo establecimiento en el centro de la ciudad "contribuiría sin duda a dinamizar la actividad comercial y terciaria de su entorno".

Por otra parte, el mismo estudio indica que "el proyecto ARCCA presenta un fuerte contenido de ocio y restauración que puede beneficiar al usuario de estos servicios en el área geográfica estudiada -cines (10 salas), locales de entretenimiento (cibercentro), establecimientos de comida rápida, cafeterías, etc-" y pone el acento en que "actualmente, el ciudadano que desee optar a parte de estos servicios tiene que desplazarse a las capitales provinciales próximas".

Respecto a la posible competencia con la dotación comercial existente, el estudio destaca que la oferta alimentaria, basada en un hipermercado, va a competir especialmente con el otro establecimiento de estas características existente en la ciudad y con la red de otros supermercados, y prevé un impacto menor en el pequeño comercio urbano de bienes cotidianos que será "asumible", dadas las productividades que obtienen en la actualidad. En cuanto al comercio ocasional, se vaticina un impacto "mínimo, si no ocurre a la inversa, es decir, que la dinamización del entorno urbano próximo al centro comercial mejore las productividades".

En la tramitación de la autorización, la Consejería de Hacienda y Economía ha tenido especialmente en cuenta los informes remitidos en respuesta a la información facilitada a diversos organismos públicos (Ayuntamiento, Tribunal de Defensa de la Competencia, otras Consejerías del Gobierno de La Rioja, etc.) y entidades sociales y económicas (asociaciones empresariales, sindicales y de consumo).

Todos esos informes han sido favorables en mayor o en menor medida a la concesión de la licencia. El del Tribunal de Defensa de la Competencia señala que "la instalación de una gran superficie en el formato comercial de hipermercado de la enseña Sabeco en Calahorra no tendrá efectos negativos sobre la competencia". El Ayuntamiento de la localidad también lo informa favorablemente porque "presenta una oferta comercial y de ocio beneficiosa de enorme interés para la ciudad y su entorno".

Entre las organizaciones socioeconómicas, destacan los posicionamientos favorables de la Cámara de Comercio y de UGT, que expresa su "satisfacción al proyecto de instalación del centro comercial, ya que existirá convivencia entre el comercio tradicional y la gran superficie comercial enclavada dentro del casco urbano". Las asociaciones de consumidores, por su parte, destacaron al unísono los efectos beneficiosos para el consumidor que generará el nuevo establecimiento.