19 de diciembre de 2003

El Gobierno de La Rioja ha acordado esta mañana conceder una subvención de 2.787.600 euros al Instituto de Vivienda de La Rioja S.A. (IRVISA) para la financiación de la urbanización protegida en materia de suelo en el sector de Valdegastea de Logroño.

La aportación se concederá de forma plurianual: 418.140 euros en el año 2003, 1.254.420 euros en 2004 y 1.115.040 euros en 2005. A cada vivienda del sector, bien sea protegida o libre, le corresponde una aportación de 1.200 euros.

Las obras de urbanización de Valdegastea comenzaron en mayo de 2003 y tienen un plazo de ejecución de dos años. La empresa ‘Lázaro-Conextrán' desarrolla las actuaciones por un presupuesto que supera los 12.551.200 euros. Hasta el momento, se ha completado un 12 por ciento de la urbanización.

El Instituto de la Vivienda de La Rioja ejecutará cinco promociones. Los proyectos ya se están redactando y la edificación de las tres primeras comenzará en 2004. De hecho, el sorteo de las mismas se efectuará en el primer trimestre del próximo año.

La promoción del sector de Valdegastea permitirá la edificación de 2.323 viviendas. La mayor parte de ellas, un 65 por ciento (exactamente 1.509), será de protección oficial.

La urbanización se desarrolla sobre una superficie de 430.254 metros cuadrados dividida en tres partes: bloques residenciales, un gran parque central y una segunda zona residencial. La empresa adjudicataria realizará, asimismo, la ordenación del sector, siguiendo las directrices fijadas por el Plan General de Logroño.

En relación a los viales, se dispondrán dos ejes en dirección este-oeste: uno de ellos en la parte norte, que coincide con el actual trazado del camino viejo de Fuenmayor, y otro paralelo en la parte sur; y un eje perpendicular a los anteriores que resuelve las conexiones norte-sur.

Además, sobre estos ejes principales se crearán dos mallas ortogonales de viales secundarios que conformarán dos grandes áreas residenciales en el norte y en el sur del sector, y formarán manzanas de edificación semicerrada, en las que gran parte de la superficie se destinará a espacios libres privados.

El área central se destinará a un gran parque público que servirá para revitalizar el actual parque de los Enamorados. Ambos formarán una de las mayores superficies verdes de Logroño. También se dispone un espacio abierto importante en la zona sur que servirá de barrera entre las nuevas áreas residenciales y las industrias existentes.