10 de enero de 2014

El Boletín Oficial de La Rioja (BOR) publica hoy la orden mediante la cual la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente establece las bases reguladoras para la solicitud y aprobación de planes de reestructuración y/o reconversión de viñedo y para la solicitud y la tramitación de las ayudas en el marco de de las medidas contempladas en el Programa nacional de Apoyo al Sector Vitivinícola español durante el periodo 2014-18.

Estas ayudas, financiadas a través del Fondo Europeo Agrícola de Garantía (FEAGA), fomentan el desarrollo del sector vitivinícola a través de la diversificación de la estructura varietal y la adaptación de la producción a la demanda del mercado, mejorando con ello la estructura productiva de las explotaciones y reduciendo los costes de cultivo. La ayuda supone la mitad del coste de la inversión que afronta el agricultor.

La orden introduce algunas novedades para adecuar el proceso a recientes cambios normativos que aseguran la continuidad de los fondos destinados a reestructuración y reconversión de viñedo a partir de 2013 y mejorar la gestión de los fondos asignados a La Rioja tras las nuevos criterios de reparto aplicados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Para el cobro de las ayudas se incorpora la exigencia de presentar la factura de las acciones realizadas durante el desarrollo de los planes, así como una justificación del pago. En aquellos casos en los que dichas labores hayan sido realizadas por el propio viticultor, la mano de obra se abonará de acuerdo con el cálculo de coste obtenido por la Consejería de Agricultura y que se publicará conjuntamente con la convocatoria de presentación de planes previsiblemente la próxima semana.

Por otro lado, sólo tendrán derecho a una compensación por perdida de ingresos los viñedos en plena producción y, de este modo, se tendrán en cuenta aquellos cuya campaña de plantación registrada sea al menos 4 años anterior al año de solicitud de aprobación del plan.

En este sentido, se considerará que se ha producido un arranque de un viñedo generado en el marco de un plan cuando se ejecute al menos un mes más tarde de su presentación. Durante este plazo, la administración competente realizará de oficio los controles de campo necesarios para calcular la superficie de viñedo financiable de los viñedos que se pretenden arrancar y compruebe si el interesado tenía la condición de cultivador a la fecha de presentación del plan correspondiente.

Requisitos de los planes

Los planes de reestructuración y/o reconversión podrán presentarse de forma colectiva (con un mínimo de 5 miembros) o individual. Un viticultor podrá presentar cuantos planes considere necesarios y la renovación de la superficie podrá realizarse durante la campaña vitícola de presentación del plan o a lo largo de las siguientes en las que exista disponibilidad financiera.

Los planes colectivos deberán acoger una superficie mínima de 10 hectáreas. En el caso de planes individuales, la superficie mínima necesaria será de 2 hectáreas. El límite máximo de superficie a reestructurar o reconvertir por viticultor y año será de 25 hectáreas.

El plazo de ejecución de los planes será como máximo de 5 años siguientes a su aprobación y antes de que concluya el ejercicio financiero 2018. No obstante, para los planes que se presenten en la próxima convocatoria las acciones deben finalizar antes del 31 de diciembre de 2015.

Durante la última campaña que finalizó el pasado 15 de octubre, los viticultores riojanos recibieron ayudas por valor de casi 7 millones de euros para financiar parte de la inversión necesaria para modernizar 1.147 hectáreas de viñedo. Se trata de la mayor cantidad de fondos ejecutada desde el año 2001 en que comenzó a aplicarse la medida en España, ya que la buena gestión administrativa unido al interés del sector vitivinícola y a la colaboración de las OPAS y la Federación de Cooperativas ha permitido captar algo más de un 25% de la partida que le correspondía a La Rioja.

La Rioja prevé disponer de una partida inicial de 6,1 millones de euros para desarrollar la medida de planes de reestructuración y reconversión de viñedo en el nuevo periodo de programación.