11 de mayo de 2012

El Gobierno de La Rioja, reunido hoy en Consejo, ha aprobado la modificación del Decreto 24/2001, de 20 de abril, por el que se regulan las prestaciones de inserción social. La Consejería de Salud y Servicios Sociales ha modificado la norma con el objetivo de asegurar que estas ayudas llegan a los destinatarios para los que se crearon: persona que necesitan una intervención social para su inserción socio-laboral (IMI) o una intervención dirigida a la recuperación social (AIS).

Asimismo, se había observado una duplicidad de recursos y prestaciones, puesto que los Servicios Públicos de Empleo ofertan programas y prestaciones análogas, que además están dirigidas a personas que requieren una intervención exclusivamente de ámbito laboral, como la renta activa de inserción o el programa de recualificación profesional para las personas que agoten su protección por desempleo, etc.

A partir de su entrada en vigor, para solicitar el Ingreso Mínimo de Inserción habrá que "estar empadronado y tener residencia efectiva en cualquier municipio de La Rioja, de forma ininterrumpida y al menos con tres años de antelación a la solicitud". Los extranjeros, además, "deberán acreditar, igualmente, tres años de residencia legal e ininterrumpida en España a través del correspondiente documento o tarjeta de residencia en vigor, o certificado de la Delegación de Gobierno correspondiente, o del Registro General de Extranjeros de la Comisaría General de Documentación del Ministerio de Interior".

Quedan excluidos de este requisito las mujeres que acrediten ser víctimas de violencia de género, menores objeto de acogimiento familiar o que procedan de instituciones de protección de menores. También se ha modificado la letra b) del artículo 8 que señala que no podrán ser titulares del Ingreso Mínimo de Inserción "los perceptores de prestaciones o subsidios por desempleo, así como los preceptores de la renta activa de inserción u otras rentas vinculadas a la realización de programa de inserción laboral, durante el tiempo que se mantenga la percepción de las mismas; quienes hayan sido perceptores de prestaciones o subsidios por desempleo, así como de la renta activa de inserción, durante el plazo de un año contado desde la extinción o cesa de las mismas, y quienes hayan sido preceptores de otras rentas vinculadas a la realización de programas de inserción laboral, durante el plazo de seis meses contados desde la extinción o cese de aquellas".

Por otro lado, el punto 2 del artículo 11 señala: "Dicha cuantía será percibida íntegramente por los/as titulares de la prestación, salvo en los casos en los que el proyecto individualizado de inserción contemple la realización de un trabajo a tiempo parcial, o cuando el solicitante está percibiendo pensiones compensatorias de importe inferior a la cuantía del Ingreso Mínimo de Inserción, en los que se deducirá de la cuantía el salario o pensión percibida garantizándose en todo caso el 25% de la cuantía del Ingreso Mínimo por Inserción".

Se ha reducido el plazo que debe cumplirse para poder volver a solicitar el IMI una vez agotado el periodo máximo, pasando de un año a 6 meses, y se ha añadido la condición de que no pueda volver a solicitarse ni esa prestación ni el AIS por ningún miembro de la unidad de convivencia independiente durante un plazo de 6 meses.

En el artículo 26, se han modificado los supuestos de reducción de cuantía por percepción de otras rentas o prestaciones.

En el apartado 1 del artículo 27, se ha añadido que será causa de suspensión del abono del IMI que el titular de la prestación comunique la suscripción de un contrato a tiempo parcial o a tiempo completo por período inferior a tres meses.

Del artículo 34 se ha eliminado la retroactividad del IMI, de modo que ya no se devengará a partir del primer día del mes siguiente al de la presentación de la solicitud, sino al mes siguiente en que se dicte la resolución de la concesión. En el apartado 3 del artículo 39, se han añadido nuevos requisitos para acceder a la AIS, de modo que no podrán ser preceptores de la misma los perceptores de renta activa de inserción u otras rentas vinculadas a la realización de programas de inserción laboral, durante el tiempo que se mantenga la percepción de las mismas, y quienes hayan sido perceptores de dichas prestaciones, subsidios o rentas durante el plazo de un año contado desde la extinción o cese de la prestación o subsidio.

Por último, se ha eliminado el artículo 45 y el segundo párrafo del artículo 37.