13 de diciembre de 2013

El Gobierno de La Rioja, reunido hoy en Consejo, ha acordado destinar 1,1 millones de euros a la prórroga del convenio que la Consejería de Salud y Servicios Sociales mantiene con Cruz Roja para la prestación del servicio de Teleasistencia.

Este servicio garantiza la seguridad y la atención de unos 2.500 dependientes riojanos que residen en sus domicilios y que viven una situación de alto riesgo por discapacidad, enfermedad, minusvalía o avanzada edad mediante una unidad domiciliaria con un mando a distancia conectado con la central de atención.

Se trata de personas que viven solas o pasan grandes periodos de tiempo solos y a los que este servicio les permite seguir viviendo en sus domicilios, como ellos mismo desean, con todas las garantías de seguridad, independencia y autonomía personal que necesitan.

El servicio, que ha experimentado un crecimiento exponencial en los últimos años, goza de una gran valoración entre sus usuarios. Los profesionales que lo atienden ofrecen atención 24 horas durante 365 días al año.

La teleasistencia fija se realiza dentro del domicilio a través de un dispositivo o teléfono fijo que puede llevar asociado más dispositivos periféricos, adaptados a deficiencias sensoriales, que identifican y alertan de posibles situaciones anómalas dentro del domicilio como falta de movilidad, caídas o fugas de gas o monóxido de carbono.

Existen detectores de caídas, de humos, de gas, avisador para la toma de medicinas o detectores de inundación, así como kits para personas con discapacidad auditiva y teléfonos con teclas grandes.

También existe la teleasistencia móvil, que actúa dentro y fuera del domicilio del usuario, a través de teléfonos móviles adaptados, y la telelocalización, que se sirve de dispositivos que emiten alarmas y localizan de forma remota al usuario ante situaciones potencialmente peligrosas en una zona delimitada de seguridad o riesgo.