20 de abril de 2012

El Gobierno de La Rioja ha aprobado la apertura y funcionamiento del centro de Primer Ciclo de Educación Infantil Aladín de Nájera por transformación de la guardería infantil existente. El centro tendrá capacidad para 47 puestos escolares, distribuidos en cuatro unidades, una de ellas para niños de 0 a 1 año, con ocho puestos escolares; otra unidad para niños de 1 a 2 años, con 12 puestos escolares; y dos unidades de niños de 2 a 3 años, con 27 puestos escolares (12 para una y 15 para la otra).

Esta transformación se enmarca en el plan anunciado por la Consejería de Educación, Cultura y Turismo de convertir seis guarderías infantiles de la comunidad, en Escuelas Infantiles de Primer Ciclo, que contarán con 687 plazas.

Las nuevas escuelas reúnen las instalaciones y los equipamientos propios para niños de estas edades, acústicas, habitabilidad y seguridad. En determinados casos se realizarán pequeñas adaptaciones en las infraestructuras, en cumplimiento de la normativa educativa aplicable, y se mantendrá un número similar de plazas públicas ofertadas, sin perjuicio de leves variaciones en función de los espacios disponibles y las ratios de alumnos, según la normativa.

Los centros deberán poner en práctica un proyecto educativo, que se desarrollará a lo largo de cuatro horas a la semana de asistencia obligatoria de todos los alumnos, en las que se impartirán los contenidos esenciales. Ese programa contribuirá a desarrollar progresivamente las capacidades que permitan a los niños avanzar en su capacidad comunicativa, en el desarrollo del lenguaje y en el conocimiento y progresivo control de su propio cuerpo, así como descubrir el entorno, convivir y relacionarse con otras personas ajenas al ámbito familiar, desarrollar su afectividad, mejorar sus movimientos y equilibrio, además de adquirir hábitos de vida saludable que constituyan el principio de una adecuada formación para la salud.

El método de trabajo que se aplicará en los centros se basará en experimentar a través de numerosas actividades y juegos, que se desarrollarán en un ambiente de seguridad, afecto y confianza, para potenciar la autoestima e integración social, respetando el ritmo de desarrollo de cada niño.